domingo, 3 de mayo de 2015

SE PUEDE RESPIRAR LIBERTAD I

Por José Angulo                                                                                                   
Psicólogo clínico
Psicoterapeuta en Biogestalt y dinámica grupal
Actualmente en proceso de formación como Psicoterapeuta Somático en Biosíntesis




Detengámonos a mirar con un poco de detalle, ¿Cómo nos iría en general si intentáramos tomarnos la vida algo menos en serio, con menos carga de dramatismo?...¿qué tal sería si intentáramos reirnos también aunque fuera algo más de lo que calificamos nuestras “desgracias” y de nosotros mismos?...por favor, inténtalo por un breve instante aunque sea.

Cierra tus ojos, respira un poco...relaja e intenta situarte de espectador de ti mismo...observa la película titulada “mi desgracias cotidianas”...algo rutinario y aparentemente trivial, pero que te exsaspera y entristece, robándote la suficiente energía como para notarlo...¿lo notas, sientes cómo afecta a tu cuerpo?, ¿cómo sueles acabar pensando acerca del dichoso temita?...sí, por favor, te pido que de alguna manera ironices un poco acerca de ello mientras continuas observándote desde fuera...honestamente, ¿cambia en algo, por poquito que sea, la forma en que percibes la situación y a ti mismo?...


Maestros de diferentes tradiciones coinciden de aún variando las formas en el mismo mensaje: REBAJA LA IMPORTANCIA DE TODO LO QUE SIENTAS QUE TE AFECTA, LO CONSIDERES MALO E INCLUSO BUENO
No quiere decir ésto ni que haya que ir por la vida de manera indiferente o desconectada emocionalmente, la esencia de lo que intento compartir con vosotros, es  esa NECESIDAD UNIVERSAL DE LIBERTAD INTERNA...(¡Dios mío, me acaba de sonar a nombre de futuro partido político, jajaja, me estoy poniendo trascendente...le estoy  dando demasiada importancia...)

 ¿Pero cómo hacer para rebajar importancia?:
Querid@s herman@s, no descubro ninguna pólvora, todo apunta siempre al cultivo de la CONCIENCIA para andar lo suficientemente despiertos para darnos cuenta de cuando se nos está “yendo la olla” en nuestra actuación en esta magnífica obra de teatro llamada VIDA, y de tener muy en cuenta lo siguiente; todos los puntos tienen de común un “obligado” examen con lupa de eso que creemos que es y llamamos REALIDAD (os adelanto algunos):
  • Nos empeñamos desde los aspectos más nimios de nuestra vida hasta los que consideramos “más importantes” en controlar , forzar y manipular prácticamente todo por no decir todo, en nuestras relaciones, en nuestro trabajo...¡Dios mío, por favor, que todo me salga bien, que todo me salga lo mejor posible, que pueda conseguir esto, aquello y lo otro, y que dure “para siempre”...!, y ¿¡cuántas veces la realidad multifactorial, multicambiante y multimanifestante nos ha dado el correspondiente cogotazo para despertarnos y recordarnos!?, ¡que no controlamos un carajo!, al menos, no cómo solemos pretender.
  • Nuestra mente funciona como una maquinita condicionada fabricando constantes interpretaciones de la realidad, interpretaciones que en primera instancia provienen de lo que registran nuestros sentidos, pero la cagada se  hace cuando la parte maquinita de la mente interviene e impone su código binario “esto es malo”, “esto es bueno”, por tanto esto es menos o más importante, y generalmente esto es malo o es bueno en función de lo que no tuve, me faltó o necesito...pero, ¿Y EN FUNCION DE LO QUE QUIERO REALMENTE?...
  • Tendemos más de las veces que quisiéramos reconocer, a concederle un valor de verdad, y de ahí también graduamos la importancia, a cómo nos ven y considernan los demás...o cómo creemos que nos ven y consideran los demás (la cosa se complica, eh chic@s?, jeje)
  • En esta misma dirección, nuestras variadas dependencias, en un amplio sentido, nos merman...

Nuestra verdadera naturaleza como seres humanos es LIBRE y PLENA DE CAPACIDAD AMOROSA, pero todos sabemos que recuperar el tesoro perdido no es fácil...me remito entonces a las primeras líneas del articulo:
  • Obsérvate todo lo que puedas y más, se consciente entonces de cómo te enganchas, te enredas y te aferras a “eso que consideras tan importante”, míralo con detenimiento...¿lo es?...
  • Dedica tiempo y energía a investigarte y ponerte en cuestión, para luego recomponerte y diseñarte a ti mismo poco a poco como realmente quieres, para luego volverte a “destruir y reconstruir”...¡es un juego en realidad!
  • Cultiva el humor, ya que tragamos como mínimo alguna dosis de TV, mira programas en los que se ríen de todo y de todos, cuanto más desconcertante mejor, y sobre todo desconciértate y sorpréndete a ti mismo riéndote de ti.
  • Y sí, deja lugar para la sorpresa y la improvisación, hay muchas maneras de cultivarlo también, porque cuando decides de verdad fluir en esa corriente, es una auténtica gozada, aunque sea por momentos.
  • Y eso nos lleva al cultivo del placer en sus múltiples facetas, estamos diseñados perfectamente no sólo para el dolor, con conciencia, sí, sí, no nos pongamos demasiado hedonistas, (jaja)
  • Y medita por favor (que conste que también me lo pido a mi), porque los vislumbres de ese tesoro escondido se pueden sentir meditando...el exceso de importancia baja sin remedio cuando de verdad de la buena te sientes una gotita de agua en medio del Océano, infinítamente minúscula en comparación, pero formando parte y compartiendo exactamente su misma naturaleza.
GRACIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada